Ponencia Luis Ayala



Yüklə 1,24 Mb.
Pdf görüntüsü
tarix15.10.2018
ölçüsü1,24 Mb.
#74150


 

 

Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español 



Teléfono: 

+34 91 786 04 11

 ● 

C/Ahijones, s/n ● 28018 ● Madrid ● España



 

CIF: G45556586 ● www.eapn.es 



 

Nuevas Propuestas para Nuevos Tiempos 

Ponencia Luis Ayala. Catedrático de Economía de la Universidad Rey Juan 

Carlos 

 

1. ORIGEN DEL PROBLEMA DEL PARO, POBREZA Y EXCLUSIÓN 

 

 



Hay  varias  cuestiones  que  se  combinan  y  alimentan  entre  sí  y  es  difícil 

tener  una  idea  clara  del  conjunto  de  factores.  Creo  que  en  el  análisis  de  los 

problemas  que  ya  había  antes  de  la  crisis  pesan  sobre  todo  tres  factores.  En 

primer  lugar,  tenemos  un  problema  económico  básico  que  es  una  estructura 



productiva  débil  y  poco  competitiva  que  dificulta  la  creación  de  empleo,  a 

pesar de lo que pudiera parecer por la evolución de la ocupación antes de la 

crisis.  En  segundo  lugar,  sufrimos  otro  problema  estructural  de  desigualdad  y 

vulnerabilidad, que hizo que al llegar a la crisis lo hiciéramos con un segmento 

de población muy amplio con rentas sólo ligeramente superiores al umbral de 

pobreza  y  muy  dependientes  del  efecto  de  arrastre  que  había  tenido  la 

expansión  de  determinados  sectores,  como  construcción  y  hostelería.  Y,  en 

tercer  lugar,  no  hemos  sido  capaces  de  consolidar  nuestras  redes  de 

protección  y  llegamos  a  la  crisis  con  un  sistema  de  garantía  de  ingresos  muy 

fragmentado,  con  grandes  lagunas  en  su  cobertura  y  con  grandes 

desigualdades territoriales. 

 

El  primer  problema,  la  creación  de  empleo,  no  lo  van  a  resolver  las 



reformas  del  mercado  de  trabajo.  Tiene  su  raíz  en  una  estructura  productiva 

muy  débil,  en  un  contexto  de  creciente  competencia,  donde  se  hace  difícil 

competir  sólo  con  estrategias  basadas  en  bajos  salarios.  En  las  últimas 

décadas,  la  creación  de  empleo  ha  estado  muy  ligada  a  sectores  cíclicos

Tenemos evidencia que muestra que necesitamos tasas relativamente altas de 



crecimiento  del  PIB  para crear empleo.  Algunos  autores las  sitúan  en  torno  al 

2%.  


 


 

 

Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español 



Teléfono: 

+34 91 786 04 11

 ● 

C/Ahijones, s/n ● 28018 ● Madrid ● España



 

CIF: G45556586 ● www.eapn.es 

 

Pero,  sobre  todo,  tenemos  un  problema  estructural  de  desigualdad



España ha sido y es un país muy desigualitario en el contexto comparado. Lo 

ha sido históricamente, lo era antes de la crisis y lo es más con el desarrollo de 

ésta. Y lo es por varias razones: 

 

1.- Por un lado, por la desigualdad que hay en las rentas primarias o, en 

otras  palabras,  en  los  resultados  de  los  mercados  de  trabajo  o  de 

capital. El nivel de concentración de las rentas de capital es uno de los 

más  altos  del  mundo  y  nuestras  desigualdades  salariales  son  también 

elevadas  en  el  contexto  comparado,  con  una  alta  incidencia  del 

trabajo  de  bajos  salarios.  Ya  antes  de  la  crisis  habíamos  alcanzado 

nuestro  máximo  histórico  en  las  tasas  de  pobreza  de  los  ocupados.  En 

esa  etapa,  además,  hubo  ciertamente  un  proceso  muy  importante  de 

creación  de  empleo,  pero  acompañado  de  subidas  salariales  muy 

moderadas.  

 

2.-  En  segundo  lugar,  tenemos  un  problema  importante  de  movilidad 



social,  caracterizado  por  una  alta  movilidad  en  la  parte  baja  de  la 

distribución de la renta y muy limitada en la parte alta. Antes de la crisis 

se  redujeron  las  distancias  entre  las  rentas  más  bajas  y  la  media, 

mientras  que  apenas  hubo  transiciones  en  la  otra  mitad.  La  razón  es, 

básicamente, un alto grado de rotación entre empleos precarios. 

 

3.-  En  tercer  lugar,  la  desigualdad  en  las  rentas  primarias  no  se  ha 

comportado de manera distinta a la de otros países de nuestro entorno, 

pero,  sin  embargo,  la  desigualdad  final  o  desigualdad  con  la  renta 



disponible se ha ido alejando de la media de los países más ricos. ¿Por 

qué? Fundamentalmente, por la debilidad de las políticas redistributivas, 

con  una  inversión  de  recursos  insuficiente  y  un  diseño  inadecuado

Tenemos un déficit histórico en de gasto social.  

 

 



 

 

Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español 



Teléfono: 

+34 91 786 04 11

 ● 

C/Ahijones, s/n ● 28018 ● Madrid ● España



 

CIF: G45556586 ● www.eapn.es 

 

Pero,  sobre  todo,  lo  que  sucedió  antes  de  la  crisis  fue  una  pérdida  de 



capacidad  redistributiva  de  nuestro  sistema  de  prestaciones  e 

impuestos. En relación al primero de esos dos ámbitos, hay que recordar 

que  la  década  anterior  a  la  crisis  estuvo  caracterizada  por  un  menor 



crecimiento  tanto  del  número  de  prestaciones  sociales  como  de  sus 

cuantías,  salvo  en  determinadas  prestaciones.  Pero  habría  que 

subrayar, sobre todo, lo que pasó con los ingresos porque es lo que hoy 

constituye  una  de  nuestras  principales  restricciones:  hubo  reformas 

encaminadas  a  la  reducción  de  los  tipos  impositivos  (1998,  2007),  que 

supusieron una caída de la recaudación. Menor recaudación equivale 

a menor capacidad de redistribución y, sobre todo, menor recaudación 

significa  la  posibilidad  de  que  en  tiempos  de  caída  de  la  actividad 

económica  se  disparen  las  cifras  de  déficit.  El  problema  de  los  ajustes 

actuales  no  nace  sólo,  por  tanto,  de  tener  que  cumplir  unos 

compromisos  europeos  de  estabilidad  presupuestaria  sino  también 

porque  nosotros  mismos  elegimos  en  su  momento  (también  lo  hicieron 



otros países) rebajar el nivel de los impuestos.  

 

El  resultado  de  todo  esto  fue  que  la  desigualdad  y  la  pobreza  dejaron 



de  disminuir  en  España  desde  principios  de  los  años  noventa,  rompiéndose 

una tendencia histórica tanto de reducción continuada de ambos fenómenos 

como  de  acercamiento  a  los  niveles  medios  de  la  Unión  Europea.  En  lo 

cualitativo,  la  consecuencia  fue  el  mantenimiento prolongado  de  situaciones 

de vulnerabilidad relativamente ocultas bajo la ola expansiva, mientras se iba 

reduciendo la capacidad de los principales instrumentos para transformar esas 

situaciones. 

 

¿Qué  ha  pasado  en  la  crisis?  Se  han  dado  una  serie  de  procesos 



perfectamente compatibles con lo anterior. Al agotarse la ola expansiva, esos 

altos  niveles  de  vulnerabilidad  se  han  transformado,  en  un  porcentaje 

importante, en situaciones de pobreza y exclusión social. No hay un antes y un 

después: se trata de un mismo proceso, aunque por supuesto sí lo hay en  




 

 

Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español 



Teléfono: 

+34 91 786 04 11

 ● 

C/Ahijones, s/n ● 28018 ● Madrid ● España



 

CIF: G45556586 ● www.eapn.es 

 

cuanto  a  las  cifras  y  la  magnitud  de  los  problemas.  La  caída  de  la 



actividad  económica  y  el  empleo  han  dado  lugar  a  resultados  que  no  por 

conocidos  son  menos  alarmantes:  el  incremento  de  la  desigualdad  ha  sido 

mucho mayor que en la UE-27, sobre todo cuando la desigualdad la medimos 

como distancia entre los más ricos y los más pobres. Y, sobre todo, los mayores 



costes han recaído en los hogares con menos recursos

 

Esto lo podemos medir a través de un instrumento muy sencillo que son 



las  curvas  de  incidencia  del  crecimiento:  tenemos  el  comportamiento  más 

regresivo  de  los  principales  países  de  la  UE  (“curva  de  manual”),  con  una 

explosión de los hogares excluidos del empleo y el crecimiento de la pobreza 

monetaria  (como  muy  bien  queda  reflejado  en  el  documento  de  EAPN).  No 

obstante,  hay  también  rasgos  nuevos  en  este  proceso  que  me  gustaría 

destacar también:  

 

-

 



incremento  sin  parangón  de  los  hogares  con  sustentador  principal 

parado  (en  lo  que  ha  sido  importante  la  presencia  de  la  inmigración, 

que ha disparado su demanda de prestaciones)  

-

 

situación de alarma social  respecto  a  los jóvenes  (no  sólo  por sus  tasas 



de  desempleo  superiores  al  40%  sino,  sobre  todo,  por  las  perspectivas 

tan negativas para los jóvenes sin formación)  

-

 

hundimiento  de  las  rentas  más  bajas  (muy  distintivo  en  la  perspectiva 



comparada),  que  rompe  con  los  logros  sociales  de  varias  décadas:  la 

red de seguridad económica se ha roto por varias partes 

 

Procesos que, lógicamente urgen a revisar no sólo las actuaciones que 



podrían  dar  respuesta  a  las  necesidades  impuestas  por  la  crisis  sino  también 

aquellas que podríamos calificar como estructurales en nuestro modelo social. 

 

 




 

 

Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español 



Teléfono: 

+34 91 786 04 11

 ● 

C/Ahijones, s/n ● 28018 ● Madrid ● España



 

CIF: G45556586 ● www.eapn.es 

 

2. CONSECUENCIAS DE LAS POLÍTICAS DE AUSTERIDAD 

 

Voy  a  empezar  diciendo  algo  muy  básico:  las  políticas  de  austeridad 



generan  desigualdad  y  pobreza.  Lo  hacen  a  través  de  dos  vías:  una  directa, 

que  es  el  posible  recorte  de  prestaciones  y  servicios  básicos,  y  otra  más 

indirecta,  relacionada  con  la  caída  de  la  producción  y  el  empleo  como 

consecuencia del recorte del gasto público. Creo que es un punto de partida 

importante  porque  no  está  tan  asumido  que  esta  idea  de  austeridad  no  es 

neutral en términos distributivos. 

 

Dicho  esto,  me  atrevería  a  reconvertir  la  cuestión  en  cuáles  son  las 



consecuencias  del  aumento  de  la  desigualdad  y  la  pobreza  en  un  contexto 

de recortes. Digo esto porque si echamos la mirada atrás emerge una realidad 

que  introduce  muchas  sombras  sobre  la  crisis  actual:  los  aumentos  de 

desigualdad y la pobreza no son transitorios y las expansiones y las recesiones 

tienen un efecto asimétrico sobre la desigualdad y la pobreza.  

 

Podemos  hacer  un  rápido  repaso  al  proceso  de  las  últimas  décadas 



para  entender  ambas  afirmaciones.  Y  para  ello  me  gustaría  partir  para  ello 

comentando  un  hallazgo  empírico  que  me  dejó  bastante  confuso.  Desde 

mediados  de  los  años  noventa  tenemos  muchas  encuestas  pero  pocas  nos 

permiten conocer cuál ha sido la evolución de la desigualdad. Disponemos de 

la  Encuesta  de  Presupuestos  Familiares,  que  aunque  no  nos  dice  nada  de  lo 

que  ha  pasado  entremedias  nos  permite  saber  qué  ha  ido  pasando  durante 

amplios intervalos de tiempo. Trabajando con las EPFs e intentando reconstruir 

qué  había  pasado  entre  1990  y  2008  encontré  que  la  desigualdad  había 

disminuido,  aunque  mucho  menos  que  entre  1980  y  1990.  La  disminución  se 

repetía  con  una  batería  muy  amplia  de  indicadores  y  con  opciones 

metodológicas muy distintas. Tal resultado no cuadra con lo que otros autores 

han encontrado, e incluso, con mis propias estimaciones con otras fuentes que 

cubrían los períodos intermedios. Me puse a indagar qué podía explicar esa  

 



 

 

Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español 



Teléfono: 

+34 91 786 04 11

 ● 

C/Ahijones, s/n ● 28018 ● Madrid ● España



 

CIF: G45556586 ● www.eapn.es 

 

inesperada  reducción  y  me  encontré  con  una  serie  de  resultados 

perfectamente compatibles con ese hallazgo.  

 

Así,  diversos  estudios  confirman  que  la  desigualdad  disminuyó  en  el 



primer  tercio  de  los  años  noventa  debido  al  efecto  de  arrastre  del  proceso 

anterior, con un importante efecto redistributivo de las políticas de impuestos y 

transferencias.  Según  mis  propias  estimaciones  con  datos  del  PHOGUE,  la 

desigualdad permaneció constante, sin embargo, entre 1993 y 2000, mientras 

que  los  índices  resultantes  de  la  explotación  de  la  Encuesta  Continua  de 

Presupuestos  Familiares  revelan  que  la  desigualdad  también  permaneció 

estable  en  el  trienio  2001-2003.  Finalmente,  los  resultados  con  los  datos  de  la 

Encuesta  de  Condiciones  de  Vida  para  el  período  2004-2008  también 

muestran  la  ausencia  de  cambios  significativos  en  los  indicadores  de 

desigualdad en dicho intervalo temporal. Esta evolución parece confirmar, por 

tanto,  la  idea  señalada  de  reducción  de la desigualdad  al  inicio del  período 

de análisis (1990-1993) y de estabilidad en los años posteriores, que podría ser 

compatible  con  la  leve  reducción  observada  de  la  desigualdad  en  la 

comparación de las EPFs de 1990-91 y 2008. En un contexto en el que no había 

políticas de austeridad, por tanto, no fue posible reducir la desigualdad. 

 

Pero  la  pobreza  sí  que  aumentó  en  los  primeros  años  noventa.  Lo  hizo 



como consecuencia de la breve recesión de 1992-94 y el problema es que en 

los  años  posteriores  se  mantuvo  esa  tasa  a pesar  del incremento del  empleo. 

¿Qué  quiere  decir  esto?  Pues  simplemente  que  aumentos  transitorios  de  las 

necesidades sociales se pueden convertir en crónicos con el paso del tiempo. 

Y  en  un  contexto  como  el  actual,  si  se  prolonga  el  desarrollo  de  políticas  de 



ajuste,  el  aumento  inevitable  de  la  pobreza  podría  dar  al  traste  con  buena 

parte de los avances sociales que tanto costó conseguir en la democracia. El 

crecimiento de las tasas de pobreza durante los últimos tres años es, de hecho, 

el  mayor  desde  que  tenemos  encuestas  anuales  y  exige  respuestas  que  la 

contención de las políticas de gasto está imposibilitando. Nos arriesgamos a  



 


 

 

Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español 



Teléfono: 

+34 91 786 04 11

 ● 

C/Ahijones, s/n ● 28018 ● Madrid ● España



 

CIF: G45556586 ● www.eapn.es 



 

pasar  a  tener  durante  varias  décadas  tasas  muy  altas  no  sólo  en  el  contexto 

comparado sino en lo que ha sido nuestra trayectoria en los últimos 40 años

 

Me  gustaría  añadir  algo  más.  Existe  una  creencia  generalizada,  sobre 



todo  entre  la  clase  política,  en  que  la  recuperación  del  crecimiento 

económico  supondrá  la  reducción  de  la  desigualdad  y  la  pobreza.  La 

ecuación  es  sencilla:  a  mayor  crecimiento,  menor  pobreza.  Cabría  esperar, 

por  tanto,  que  cuando  crezca  la  economía  y  se  reduzca  el  desempleo  la 

pobreza  y  la  desigualdad  disminuirán.  Del  relato  anterior  no  se  deduce  eso, 

pero es que, además, cuando trabajas directamente con los datos tampoco 

se  obtiene  ese  cuadro.  En  un  trabajo  reciente,  con  un  grupo  de  colegas, 

hemos intentado medir cómo evoluciona la pobreza con los cambios de ciclo. 

Encontramos  que  no  se  da  en  la  realidad  esa  relación  aparentemente  tan 

simple. Hemos utilizado como indicador de pobreza el porcentaje de hogares 

sin  ingresos  que  nos  da  la  EPA  y  lo  hemos  cruzado  con  indicadores 

representativos del ciclo, ya sea la tasa de desempleo, la tasa de paro de los 

cabezas de familia o el porcentaje de hogares en los que todos los miembros 

activos están en desempleo. Nuestros resultados, para más de cien trimestres y 

todas  las  CCAA,  son  bastante  concluyentes:  la  sensibilidad  de  la  pobreza  al 

descenso del desempleo es mucho mayor que a aumentos de éste. Hay, por 

tanto, un efecto asimétrico del ciclo. Y lo mismo nos sale cuando tratamos de 

identificar  el  efecto  no  sólo  de  estar  en  una  etapa  de  expansión  o  recesión 

sino de la duración de ambas.  

 

¿Cómo  interviene  en  esto  la  política  de  recortes?  Vuelvo  a  lo  que 



comentaba  antes:  la  austeridad  presupuestaria  no  reduce  la  pobreza  y  crea 

más  desigualdad,  especialmente  si  la  reducción  de  servicios  o  la  pérdida  de 

intensidad  protectora  afectan  más  a  aquellos  especialmente  relacionados 

con  el  bienestar  de  los  hogares.  La  severidad,  además,  de  las  nuevas  formas 

de pobreza exige no sólo mantener lo que había antes de la crisis, que ahora 

es insuficiente, sino aumentar los niveles de gasto

 

 




 

 

Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español 



Teléfono: 

+34 91 786 04 11

 ● 

C/Ahijones, s/n ● 28018 ● Madrid ● España



 

CIF: G45556586 ● www.eapn.es 

 

De esto último vamos a hablar después y respecto a lo primero creo que 



hay  una  serie  de  líneas  rojas  que  no  se  pueden  traspasar  si  queremos  evitar 

que la pobreza perdure durante las próximas décadas y son las que afectan, 

sobre  todo,  a  las  pensiones  mínimas,  la  extensión  de  la  protección  a  los 

desempleados  y  los  recortes  en  sanidad,  educación  y  dependencia.  Me 

gustaría  referirme  también  en  este  ámbito  a  un  proceso  que  se  ha  analizado 

desde distintas ópticas pero muy poco desde la perspectiva de la igualdad y 

es  el  recorte  en  el  empleo  público.  Tanto  la  Administración  Central  como  las 

CC.AA.  han  recortado  el  volumen  de  empleados  públicos.  Con 

independencia  de  la  mayor  o  menor  eficiencia  de  los  funcionarios  o  de  la 

posibilidad  de  que  algunos  servicios  estuvieran  sobredimensionados  se  olvida 

que el empleo público juega en España un importante papel redistributivo. Su 

comportamiento,  en  algunos  casos  contracíclico,  la  menor  dispersión  de  las 

remuneraciones  y  la  tendencia  a  igualar  las  rentas  de  los  individuos  que 

cuentan con la misma antigüedad y cualificación en un determinado puesto 

de trabajo, son algunas de las razones que explican la capacidad niveladora 

de las remuneraciones por parte del sector público. 

 

Y, por último, creo que habría que enfatizar también otro tipo de costes 



que  están  aumentando  debido  a  las  políticas  de  austeridad.  Se  trata  de  los 

que  emanan  de  la  ruptura  del  pacto  social.  Nuestro  sistema  de  protección 

social  es  el  resultado  de  un  pacto  social  y  los  derechos  asociados  son 

conquistas  sociales.  Estamos  viendo  en  varios  servicios,  como  sanidad, 

dependencia, becas, etc., que las condiciones de acceso se están volviendo 

cada  vez  más  restrictivas,  a  la  vez  que  los  programas  de  bienestar  social  son 

más cuestionados. Parece que la política social se introduce por la puerta de 

atrás y el acceso a algunos de estos servicios cada vez es más estigmatizante. 

¡Cuidado! Ya no se trata tan sólo de menores o mayores gastos o ingresos sino 

que  estamos  rebajando  el  principio  de  ciudadanía  a  la  hora  de  diseñar  el 

acceso a esos servicios. 

 

 



 

 

Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español 



Teléfono: 

+34 91 786 04 11

 ● 

C/Ahijones, s/n ● 28018 ● Madrid ● España



 

CIF: G45556586 ● www.eapn.es 

 

3. ¿QUÉ ALTERNATIVAS PODRÍAN PLANTEARSE A ESTA POLÍTICA DE AUSTERIDAD? 

 

Es  difícil  discernir  cuáles  deberían  ser  las  líneas  estratégicas  e 



innovadoras de actuación. Obviamente una respuesta muy sencilla sería pasar 

a  una  política  de  no austeridad,  pero  esta contestación  además  de  simplista 

impide proponer lo que podría ser una política más solidaria, incluso dentro de 

esta línea de austeridad. Me gustaría plantear dos escenariosuno, en el que 



se  considere  que  es  inevitable  que  la  estrategia  política  en  España  es  la 

política  de  austeridad,  que  me  sigue  pareciendo  un  eufemismo  ya  que  ser 

austero  no  es  lo  mismo  que  recortar  gastos,  y  otro,  en  el  que  se  apuesta  por 



una intervención pública activa y solidaria, que es en el que creo que se sitúa 

el  documento  de  la  EAPN.  Todo  apunta  a  que  vamos  a  tener  que  convivir 

bastante  tiempo  con  el  primero  de  esos  escenarios,  por  lo  que  me  gustaría 

centrarme  inicialmente  en  la  idea  de  cómo  acompañar  esas  duras  medidas 

de  contención  del  gasto  público  con  otras  actuaciones  que  sin  elevar 

sustancialmente el gasto sean favorecedoras de una mayor inclusión social. 

 

Y  querría  comenzar  utilizando  un  principio  que  utilizan  mucho  los 



especialistas  en  salud  cuando  hablan  de  “salud  en  todas  las  políticas”.  En  mi 

caso,  creo  que  sin  justificar  las  políticas  de  contención  del  gasto,  que  voy  a 

decirlo otra vez aumentan la desigualdad y la pobreza, una primera estrategia 

sería un planteamiento de equidad o inclusión en todas las políticas. En todas 

las  reformas  que  se  han  emprendido  y  en  las  que  quedan  por  llegar  hay 

amplios márgenes de mejora en términos de equidad. En el ámbito del sistema 



financiero, por ejemplo, no se puede negar que ha habido algunos avances

como  la  contención  de  las  remuneraciones  de  directivos  o,  aunque  muy 

tímidamente,  en  la  dación  en  pago.  Los  márgenes  de  mejora,  sin  embargo, 

siguen  siendo  muy  amplios.  Se  puede  seguir  regulando  y  prestando  más 

atención  al  crédito  a  proyectos  emprendedores  de  colectivos  en  exclusión, 

por ejemplo.  

 

 




 

 

Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español 



Teléfono: 

+34 91 786 04 11

 ● 

C/Ahijones, s/n ● 28018 ● Madrid ● España



 

CIF: G45556586 ● www.eapn.es 

 

¿O  qué  decir  de  la  reforma  laboral?  Esta  reforma  está  plagada  de 



desigualdades y de asimetrías. Hay multitud de vertientes en las que se podían 

haber  añadido  mayores  componentes  de  equidad.  Valga  un  ejemplo  muy 



concreto:  como  es  conocido,  uno  de  los  aspectos  más  criticados  de  la 

reforma  es  la  posibilidad  de  alterar  las  remuneraciones  si  los  ingresos  caen 

durante  tres  trimestres  consecutivos;  no  hay  nada,  sin  embargo,  que 

establezca  que  si las ventas crecen a  un  ritmo  notable  durante  tres  trimestres 

los  trabajadores  puedan  beneficiarse  del  incremento  de  facturación  y  de 

beneficios. O, por ejemplo, si de verdad se quiere aumentar la estabilidad del 

empleo aumentemos la brecha entre las cotizaciones de los temporales, más 

caras, y las de los indefinidos, con un saldo total que no suponga cambios.  

 

Y  lo  mismo  puede  decirse  de  la  reforma  fiscal.  ¿Por  qué  no  traer  la 



pobreza  y  la  exclusión  al  IRPF?  Podría  parecer  un  planteamiento  absurdo 

porque los trabajadores con ingresos más bajos no están obligados a declarar, 

pero en otros países el uso de incentivos para trabajadores con salarios bajos 

ha sido una de las líneas dominantes de la reforma fiscal.  

 

Lo  que  quiero  decir  es  que  a  cualquier  política  se  le  pueden  añadir 



objetivos  de  mejora  de  la  equidad  por  muy  austera  que  sea,  que  sean, 

además,  con  todos  los  límites,  evaluables.  Si  no  se  hace  así  nos  estamos 

jugando  mucho.  Las  políticas  de  austeridad  nos  pueden  condenar  a  convivir 

durante  muchos  años,  incluso  aunque  se  recupere  la  actividad  económica, 

con  niveles  muy  altos  de  desigualdad,  pobreza  y  exclusión.  Lo  mínimo,  por 

tanto,  que  podría  exigirse  a  los  decisores  públicos  en  este  momento  es 

incorporar  criterios  de  equidad  y  de  reducción  de  la  pobreza  a  sus 

actuaciones.  

 

Pero podemos ir  mucho  más  allá  como  hace  el documento  y  plantear 



una  verdadera  política  global  de  inclusión  social.  No  puedo  entrar, 

lógicamente,  en  los  detalles  del  documento  pero  sí  reforzar  algunas  líneas 

específicas o incluir otras. Y lo primero que he de señalar es que es imposible  



 

 

Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español 



Teléfono: 

+34 91 786 04 11

 ● 

C/Ahijones, s/n ● 28018 ● Madrid ● España



 

CIF: G45556586 ● www.eapn.es 



 

pensar en mejoras sustanciales sin aumentar el gasto redistributivo. Y creo que 

es  bueno  poner  referencias  cuantitativas  que  nos  ayuden  a  orientar  las 

políticas.  En  el  documento  se  cita,  por  ejemplo,  como  objetivo  alcanzar  el 

gasto social medio de la UE. A mí la verdad no me gusta, como principio, esta 

referencia. Creo que hay que elevar el gasto al nivel propio que corresponde 

a  nuestra  estructura  demográfica  y  a  nuestro  nivel  de  renta:  si  así 

procediéramos, tal vez la cifra fuera más alta que la media de la UE. 

 

Y  si  diéramos  ese  paso  deberíamos  marcarnos  una  serie  de  objetivos 



muy  concretos.  En  mi  opinión,  destacan  entre  ellos  dos  como  prioritarios:  la 

implementación  de  actuaciones  dirigidas  a  los  jóvenes  sin  formación  y  la 

redefinición  casi  total  de  los  sistemas  de  garantía  de  rentas.  En  relación  al 

primer aspecto, creo que también aquí hay muchos márgenes para actuar sin 

elevar  los  costes,  a  través  de  bonificaciones  mucho  más  específicas  que  las 

que  introduce  la  reforma  laboral.  Y  en  relación  al  segundo  aspecto,  nos 

tenemos  que  plantear,  sin  duda,  qué  nos  falta  para  definir  una  red  de 

seguridad económica coherente y cómo reducir las desigualdades de los sub-

sistemas actuales.  

 

Mejoremos también, por qué no decirlo, la eficiencia de los programas 



de  mantenimiento  de  rentas.  Hay  que  mejorar  la  estructura  de  incentivos 

evitando  el  riesgo  de  políticas  muy  específicas  para  los  más  desfavorecidos 

para  evitar  la  precarización  de  algunos  colectivos.  Pero,  sobre  todo, 

reforcemos  esa  red  de  protección  ahora  claramente  insuficiente  para 

contener  el  aumento  de  la  pobreza  severa,  que  me  parece  uno  de  los 

aspectos más amenazantes de nuestro desarrollo social.  

 

Lógicamente,  creo  que  estas  reivindicaciones  hay  que  ligarlas  a  una 



reforma  fiscal  agresiva,  utilizando  una  terminología  bastante  común  en  estos 

tiempos.  Creo  que  por  la  fuerza  de  las  circunstancias  se  ha  dado  un  paso 

adelante, no muy distinto por cierto del de la mayoría de los países europeos, 

pero todavía se puede seguir avanzando. La propuesta sería, por tanto, muy  




 

 

Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español 



Teléfono: 

+34 91 786 04 11

 ● 

C/Ahijones, s/n ● 28018 ● Madrid ● España



 

CIF: G45556586 ● www.eapn.es 

 

simple: redes más sólidas de protección a cambio de detraer mayores recursos 



a los hogares más ricos, lo que no sólo pasaría por aumentar los tipos del IRPF 

sino  por  un  mayor  gravamen  de  la  riqueza.  Para  todo  ello  necesitamos  ese 



pacto social al que antes me refería. 

 

Y  me  gustaría  citar  una  última  cuestión,  que  es  el  riesgo  que  supone 



para  la inclusión  social  la  tendencia  al  desprestigio  de  lo  público.  Tal vez  sea 

un  planteamiento  demasiado  ideológico  para  cerrar  esta  intervención,  pero 

creo que hay una clara estrategia, consciente o inconsciente, de abandono o 

por  qué  no  decirlo  de  dejar  morir,  en  algunos  casos,  servicios  públicos 

fundamentales.  La  reforma  laboral,  por  ejemplo,  abre  más  la  mano  con  el 

tema  de  las  ETT  y  la  formación  o  las  bonificaciones  en  la  contratación.  ¿Por 

qué no se elige, en lugar de esto, reformar unos servicios públicos de empleo 

cada vez más deteriorados? Sólo con un sector público fuerte y, por supuesto, 



con una iniciativa social más intensa será posible salir del peligroso pozo en el 

que nos encontramos. 



 

 

 



 

 


Yüklə 1,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©www.genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə